Gracia y bendición para ti, hermano Filomeno.

Parece raro que escriba, pues nunca lo hago, ahora me es necesario.

Nunca he compartido mis sueños pues nunca escucho que deba hacerlo… así que, gemelas aquí escribiendo ahora.

Era de noche y estaba en mi cama. No sé si dormía o no, todo eso es confuso para mí, pero vino a mi esto:

Estaba a las afueras de un enorme lugar.. parecía Roma; para ser más específico, un lugar cual Vaticano.

Y fuera de este, había una gran puerta donde muchas personas entraban de diferentes lugares y venían a escuchar algún tipo de palabra… Y escuché a una persona que no veía pero le era familiar el lugar y exclamaba » Es mejor que el hermano filo» y yo me extrañaba… Pero la Voz del Espíritu Santo me decía:

-Sí, es mejor que Filo-

Entonces mis ojos fueron abiertos y comprendí que los que acudían al lugar no veían conforme al espíritu, porque al que deseabanan ver, no moraba el Espíritu de Dios.

Entonces mi columna entró a investigar porque a mí no se me tenía permitido entrar, y he aquí que ella entro y se me permitió ver, y vi a alguien igual a ti, hermano Filo.. Y mientras el que se parecía a ti hablaba a la gente, yo podía ver que hablaba igual a ti, yse veía igual a ti que tú hermano, pero sabía que no eras tú, pues aunque se oía igual y se veía igual, era diferente…  Eran las pequeñas cosas que hacían la notoria diferencia que, en apariencia no eran nada, pero marcaban completamente la diferencia.

Entonces salían pregonando a gran voz, curas, y gente que parecía creyente, pero ya no lo eran… Es difícil de explicar pero sus ojos habían sido nublados, y hablaban de las grandes palabras de este ser que aunque parecía de luz, no lo era.. entonces desperté; y el Espíritu me dijo:

-Compártelo-

Quiero decirte que siempre estás en mis pensamientos, en mis palabras y en todo ruego y oración. Siendo nuestras mentes renovadas continuamente, emblanquecidos en el fuego y bautizados en la palabra que recibimos a diaro.

Amado muy eres, y seas por siempre a ti, y al vive en ti. Amén.