Hermano Filo, ahorita escudriñando esta parte de la paz y recordando lo que ayer pasó en la congregación donde señalaste que no te imitaran o hicieran lo que tú haces, refiriéndote imagino a tu vida diaria, El Señor me mostró algo muy bello en relación a tu caminar con Él.
En Filipenses 4:8-9, donde habla sobre la paz de la nueva vida dice: “Por lo demás hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.
Lo que aprendisteis Y oísteis y visteis en mí, esto haces; y el Dios de paz estará en vosotros.”
Y esto es lo que a través de ti hemos estado recibiendo durante todos estos años un ejemplo de alguien que desde su inicio ha caminado con Dios, sigue caminando y busca seguir haciéndolo, tu vida, tu andar, tu expresión, todo tu, es el ejemplo que Dios nos ha dado para buscarlo, depender de Él y vivir con Él.
Gracias doy a nuestro Padre por este amor tan grande que nos ha tenido, que ha tenido a nuestro México, Cuanto nos amara para a ver preparado a un varón como tú, traerlo de tierras lejanas y establecerlo aquí, para conocerlo a través de ti, gracias doy por tu vida y por el ejemplo que través de ella nos has dado; Hemos sido grandemente bendecidos porque el mismo Padre nos a hablado desde el púlpito, hemos visto a Cristo parado frente a nosotros y al precioso Espíritu Santo hablarnos a lo más profundo de nuestro ser.; como no gozarnos y tener al mismo tiempo temor reverente de su preciosa persona en su Trinidad.
Que nuestro Padre siga derramando sobre ti un espíritu de sabiduría, de entendimiento y de revelación; y que con denuedo, sigas compartiendo su preciosa palabra.