off

Oswaldo Gomez

Quiero compartir lo que viví en Colombia, que Dios me permitió ver, como ahora todo fue muy diferente hubo un orden tipo, militar donde cada quien se le dieron instrucciones y cada uno obedeció, se hicieron dos escuadrones para la evangelización y cada uno con su comandante de escuadra; en una escuadra iba como comandante el hermano Edwin y en la otra la hermana Yudy. Cada miembro de escuadra tuvo un cuadrante y se cubrió la tarea encomendada. Entonces pude percibir que al obedecer no le estorbamos al Espíritu Santo y el descendió e hizo su misión y su presencia fue muy palpable que nos quebranto a todos en un orden divino, sin que nada se saliera de control. Desde la evangelización cada volante entregado fue con una Oración para que cada alma que lo recibiera fuera para Cristo. En la alabanza era una banda de guerra militar que entonaba a una voz las alabanzas.

Sobre el autor